Me cansé de guardar mis dibujos en un cajón y los puse al lado de textos sin mucha importancia sobr

sábado, 24 de abril de 2010

Fobias Infantiles

05FobiasInfantilesNo sé si llamarlas justificaciones o si es la cobardía de afrontar miedos y superarlos de una vez por todas, pero más de una vez me he encontrado con mis propios traumas, venidos del pasado y originados por situaciones alejadas a la realidad actual. Muchas de ellas fueron creadas en ese mundo de misticismo propio de los niños, cargada de sensaciones y fantasías, pero alimentadas y mantenidas por la ignorancia generada por el constante ocultamiento de la dolorosa realidad que los adultos acostumbran hacer.

Conocí a un chico en el colegio que le temía a las lagartijas. Cuando era verano, fue de vacaciones con su familia materna, y uno de sus primos tenía la afición de morder sus colas y luego escupirlas, mientras miraba atónito como entre extraños fluidos, la lagartija comenzaba a regenerarse. Mi vecina contaba que su hija menor temía a las flores, de lo que alcancé a enterarme fue de que su abuelo, mucho antes de que ella naciera, murió en las islas galápagos a causa de envenenamiento por el contacto con un llamativo árbol.

En otra ocasión, una profesora nos contó que siempre ha tenido miedo a los espectáculos masivos por el simple hecho de pensar que la gente puede pisarle los zapatos. El inspector del colegio nos dijo que le era imposible leer en rojo, ya que le recordaba a la sangre y temía que en alguna extraña situación esas palabras comenzaran a brotar como la sangre que corre cuando hay una herida profunda. En una asamblea, la directora confesó que su mayor temor era ver a la gente sin llorar en un funeral. Lo más increíble de todo, que cuando les toqué el tema de forma personal, todos concordaron en que el origen de estas fobias provenían de extrañas actitudes infantiles, amenazas innecesarias, malas jugadas y la crueldad de algunos muchos.

Hay fobias más entendibles, como la sensación de que si se llegase a pisar las líneas entre cada uno de los bloques que conforman la vereda, alguien morirá, o el terror de ver la cara de un actor haciendo de Jesús en la tele por semana santa, para que hablar del horror al silencio que muchas personas tienen, pero sin lugar a dudas hay fobias que matan; como la de los extraños durante la noche. Perfectamente, y como hemos visto en ocasiones anteriores, fobias como esas pueden llegar a convertirnos en estropajos inservibles, incapaces de movilizarnos o en temibles chacales capaces de asesinar. Porque cuando caminando en mitad de la nada, con la oscuridad en nuestros hombros, se acerca un extraño a nosotros, no hay tiempo para pensar si es alguien bueno o malo.

Panchulei

7 comentarios:

Novak dijo...

Que raro, bueno creo que es raro pero no recuerdo haber tenido alguna fobia de pequeño. Desde luego no cabría la posibilidad el pensar que no las tuve, alguna debí haber tenido pero no las recuerdo.
Lo que si recuerdo es que una exnovia que es maestra de primaria me contaba que en su clase había un niño a quien le daba miedo las nubes. Lo ponía paranoico y se exhaltaba si se nublaba el cielo. Tanto que se tenía que llamarle a sus papás para que lo vayan a buscar. Sobra decir que el niño estaba bajo medicamentos para controlar algo que no raya en la normalidad, pero me parecía interesante escuchar las historias que me contaba de ese niño.

el rocco dijo...

muy bueno niña! vengo de lo de La vida en comic y me gusto mucho tu blog

muchos saludos

ROCCO

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Nunca tuve fobias de chica. Mi problema es quizás tener muy pocos miedos. Ando de desbordada de la vida, disfruto y sufro a morir (como Américo).

Los miedos paralizan, eso no me gusta.

V a v o dijo...

los miedos no solo paralizan sino que tambien generan un ambiente atemorizante para los demas, tal vez si a algo le tengo fobia (es un rechazo que tal vez linde con la fobia)es a una persona en pleno ataque de panico, no puedo ver su rostro, no lo resisto.

Francisca dijo...

Guau!!! me sorprendo... ya que como escribí muchas personas me han hablado de sus fobias originadas en la infancia.
Saludos y excelentes comentarios!!!
Fran

Van dijo...

Vine, probé y me gusto, regresare cada nueva entrega :D gracias por la invitación.

:D

Jesús Contreras dijo...

Pues yo le tengo fobia al mar, a meterme en el agua del mar, vamos, porque el mar en sí me encanta. Y creo que la culpa de todo esto la tiene Spielberg con Tiburón (película que me apasiona). Me aterroriza pensar que puede devorarme uno de esos bichos.


Saludos.