Me cansé de guardar mis dibujos en un cajón y los puse al lado de textos sin mucha importancia sobr

martes, 11 de mayo de 2010

Oh! Premiado Tedio

13OhPremiadoTedioEl mundo ofrece todos los días a mediodía el más grande de sus espectáculos; una asombrosa demostración de sus máquinas y sistemas automáticos. Millones de procesos se llevan a cabo en el momento en el que cada espectador, previo pago de su entrada, entra a ese enorme teatro lleno de cables y electricidad, modelos de última generación, por primera vez presentados y todos listos  para facilitar el trabajo de los humanos, o bien para reemplazarlos y así correrlos de sus funciones.

La figura de Doris es casi símbolo de otros tiempos, una especie de espejismo entre tanta tecnología, un fantasma tímido y tan mecánico como las máquinas que invita a conocer. Es una de las pocas personas que trabaja para este espectáculo. Su papel es la de vender las entradas a los curiosos que se osen de entrar a esa sala envuelta de modernos artefactos. Ha sido nombrada empleada del mes, del año y de la década, ya que su constancia ha hecho de ella una pieza más de esta gran maquinaria encargada de presentar el futuro a sus visitantes. Su labor es siempre la misma, y su salario solo ha variado de acuerdo a los reajustes.

Hoy es un día especial; luego de años de sacrificios por este monótono trabajo, el dueño de esta maquinaria ofrece espectáculos, le dará un gran bono equivalente a lo que ella ganaría en diez años, todo por su constancia de hacer día a día, instante a instante, la misma y estúpida acción de vender entradas. Guarden silencio, que ella no lo sabe, y lo que es peor, su jefe no sabe que ni esa enorme cifra de dinero calmará la frustración de Doris por tirar los mejores años de su vida al tacho de la basura.

Panchulei

9 comentarios:

raúl dijo...

ah! conforme está el panorama económico doris puede sentirse afortunada de maneter el trabajo una década completa! da penita verla, eso sí, atrapada en su taquilla.

Jesús Contreras dijo...

Donde no hay, no hay. Ya puedan darte todo el dinero del mundo, que no vas a sentirte mejor por eso.
Las máquinas nos están suplantando. Una realidad. Tendremos que buscar trabajo en la luna.


Un saludo.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

No… no guardemos e secreto, digámosle a los cuatro vientos.
Ella debe despertar y recuperar la autenticidad que el sistema (perverso) le robó.

Regales a Doris una primavera mas.

Tara dijo...

ahora que en algunos países se dedican a recortar y/o congelar salarios al libre albedrío, Doris, pese al tedio, sería la más feliz de las criaturas... seguro.

saludos desde Bandah
http://palabraderey.blogspot.com/

Frank H. dijo...

todos somos como Doris, o al menos, más de una vez así nos sentimos.
el asunto está en que Doris no debe permitir que vender entradas sea lo esencial de su vida: con eso subsiste, pero con otra cosa (no sé qué) debe vivir.

mamá R.N dijo...

hola francisca,
gracias por recomendarme tu blog :)
un saludo desde barcelona!

ben dijo...

Pobre Doris... visto así... dichosos aquellos que buscan sus vidas y las encuentran...
bonito blog...

VALENTIN dijo...

Pobrecita si !!!
Saludos !!!

Francisca dijo...

Creo que todos los que hemos trabajado hemos sido o sentido ser un poco Doris... el tema es como salir de eso, y darse cuenta a tiempo, o no? :) Muchos cariños!!!
Pan