Me cansé de guardar mis dibujos en un cajón y los puse al lado de textos sin mucha importancia sobr

martes, 18 de mayo de 2010

Hacer las Cosas Bien

15HacerLasCosasBienPorque esto comenzó el día en que naciste y sabían todos que eras una bebita, una futura niña, una próxima mujer. De expectativas altas, los aretes de oro, el vestido color rosa. Las trenzas bien atadas, el moño alto, los zapatitos de charol y sus calcetas con blondas perfectamente blancos. Con los años la adolescente perfecta, no te puedes subir ni un gramo, perfectamente aseada. Por favor, cuide sus modales nena, postura recta, vestido planchado, joyas adecuadas, y nunca, pero nunca, maquillaje más de la cuenta. Debes tener un buen vocabulario, altas costumbres, buenos modales, cara de bondad, sonrisa perfecta. Las chicas boconas no les gusta a los hombres serios, importantes.

Cuídate de estudiar y llevar tus años en el colegio de la mejor forma, sobresaliendo, siendo partícipe de todo. Haz que la mayor parte de tu tiempo la pases en actividades que te beneficien. Ayuda a tus hermanos más pequeños a estudiar, elige un pasatiempo que hacer por la tarde. La corona solo se la lleva la más exitosa, y cuando llegues al final de esa etapa te darás cuenta de que si no haz dado lo mejor de ti, tendrás que olvidarte de todos los halagos. Porque ellos no se preocupan de esas cosas, en cambio a ti y a todas ellas les interesa ser las mejores, las más educadas, las que mejor hacen todo.

Querida pequeña y grande a la vez, los desafíos se harán cada vez mayores, sobre todo cuando entres a la universidad, y tengas que mantener tu elegancia natural. No te dejes llevar por las tentaciones, estudia todo lo que puedas, sé la mejor, aunque eso signifique ningunear y basurear a tus contrincantes. En tu mente siempre tendrá que estar en mente hacerlo todo bien. Es probable que durante ese período conozcas a tu príncipe, y luego de un largo tiempo de noviazgo te cases con él. En ese preciso momento pasarás de ser aquella mujer recién salida de la universidad que tendrá que convertirse por lejos en la mejor de todas; responder bien en el trabajo, ser agradecida con tus colegas, saludar cariñosamente a todos, lanzar una que otra risita idiota, y por la noche llegar a casa como si nada y ser la esposa atenta y cariñosa que él espera. No te preocupes que esa etapa será cortísima, porque querida mujer perfecta, pronto llegará el momento en que lo que nazca de tu vientre se apodere de tu vida, y tendrás que manifestar lo mejor de ti para ser madre. Que esa perfección que años cultivaste con encanto se transforme en la mayor manifestación de una mujer que hace las cosas bien, aunque se quede incubado entre cuatro paredes, ¿sabes por qué?, porque teme que finalmente, y como siempre lo hiciste, hagas todo mejor que él.

Panchulei

12 comentarios:

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Me hiceste racordar tanta viejuja bruja que trataba a sus hijas así en el colegio... Miedito.

¡Saludos!

la MaLquEridA dijo...

Pero si lo que queremos las madres es que nuestros hijos sean mucho mejor que nosotras, ¿o no?, entonces, ¿porqué tenerlo entre cuatro paredes?, si estudiamos y adquirimos buenos modales para pasarlos a nuestros hijos y saber comportarnos.

¿Estoy equivocada Fran?.

Frank H. dijo...

pero en general, las espectativas sociales femeninas han cambiado bastante , no?
las princesas ya no existen.
los príncipes azules tampoco.
castillos y dragones quedan. un poco.

saludos!

Kika dijo...

Sí, las espectativas han cambiado actualmente.Ya no se buscan príncipes azules, no porque el amor sea menor, pero sí más realista. No esperamos alguien que nos salve ni que sea perfecto, buscamos compañeros de ruta que se muevan en la misma dirección.
Sin embargo nuestro rol de ha complejizado aún más, hoy día es imprescindible ser profesional exitosa, mejor amiga,hermana,excelente amante, madre dedicada,jefa, compañera, bella mujer.

Cada vez más mujeres postergan la maternidad en pos de su realización personal y profesional, porque si no se es feliz en forma individual, díficil brindar felicidad a otros.

Mateo Hernández Mejía dijo...

Que bueno que sepas lo que es la madurez, así permanecerás protegida de ella y sus ilusiones modernas...
http://elamoreslacausa.blogspot.com/

Mathilde dijo...

OYE fRANCISCA DÓNDE TE HABÍAS METIDO???!!!

nunca recordé en que post me habiai comentado después del terremoto...ahora te pillé de pura casualidad pinchando de blog en blog...

mujer por dios tanto tiempo!
saludos!

raúl dijo...

qué estrés!! :P

P´PITO dijo...

holaaaaaaaaa......

pasando a visitar las estrellas!!!

me encanto tu post...

saludos!!

sathya dijo...

me recuerda a un libro de isabel allende cuando las mujeres eramos objeto de todo.
ta que los hombres son una bassssssssssssssura.

Pia... dijo...

Uff... definiste muy bien la forma en que se nos ha educado socialmente.
Es un gran estrés esto de ser “alguien en la vida”… por mi parte prefiero caer en los hoyos que se me presentan en el camino, levantarme de ellos, seguir sonriendo, dar todo lo de uno y velar por el relajo. Ser el mejor no significa ser feliz, y a eso último se viene al mundo.
Me encantaron tus dibujos.
Saludos!

Francisca dijo...

Creo que este texto hace una reflexión a lo que hemos estado sometidas las mujeres, ese infierno que se llama ser "perfectas en todo", no tener derecho a cometer errores, porque si no se es mala mujer, mala pareja, mala profesional, ¡mala madre!. Es un terrible estrés, que la mayoría hemos querido afrontar...

Mathilde!!! :D en mi blog anterior dejé esta dirección :) al menos ya la encontraste para que sigamos en contacto :)
Saludos a todos!!!
Fran

V a v o dijo...

Ufa! que joda!. Yo, soy hombre, y no por decision propia. Pero lo soy. Y siempre he creido que es muchos sentidos mas simples. Aunque las mujeres, sin ser perfectas en todo (ahi está lo bueno), tiene mucho mayor poder, un poder o control mas velado y por lo tanto efectivo.

Pd: Hacía tiempo, sentía que me faltaba un blog y no recordaba cual y era el tuyo!!! imaginate!. Me encantan los detalles del vestido las diversas tonalidades de rojos y rosas. Saludos.